Live Writing, Relatos

Por un Pokémon Relato

Hola, les traigo otro live writing. En esta ocasión lo hice con mi amigue Saul. Que es bien buena onda, tengo otros con él y lo que sale de trabajar juntos son cosas que me han gustado por salirse de mi zona “usual”. Así que ahí va.

Por un Pokémon

Cuando al fin lograste entrar al vagón, parecía un sauna. El calor que despedían los cuerpos junto a su olor nada agradable estaban afectando tu conciencia, no querías ser una de esas chicas que terminaban desmayadas en la línea dos en las mañanas por falta de oxígeno. Rezaste a todos los santos que se te vinieron a la cabeza que te dieran la fortaleza para llegar al final del trayecto sin quedar en vergüenza. 

Te concentraste en tu respiración y lograste soportar más de la mitad, ya para el final pudiste respirar y sentarte un instante a ver fotos de pequeños perritos de tu hastag favorito en Twitter: #SuaveLomito, te encantaba. Era eso uno de tus otros vicios, ver a las mascotas de otros. Tenías más eso era obvio; como lamer las paletas solo quinientas veces, tapar tu cepillo de dientes con papel y no comerte las orillas del pan. 

Al final cuando por fin llegaste a tu destino descubriste que la micro que debías tomar para ahorrarte otra caminata larga entre calles obscuras brillaba por su ausencia, abriste la app de Uber y nada la tarifa estaba por las nubes; habías olvidado que era día de partido del América. Así que con resignación te colocaste bien la mochila, te tragaste lo que pudiste de la ansiedad y empezaste a caminar a casa. 

Mientras avanzabas y cruzabas la avenida te preguntaste si en esa ciudad crecerían las flores junto a las banquetas, no habías visto una desde tu llegada; bueno unas pintadas en el metro pero no estabas segura de que contaran realmente como las plantas que aparte de bellas daban oxígeno. Decidiste que en tu departamento querías tener una, tal vez de la misma especie que las de tu abuela para así no olvidarla con la distancia.

Sigue leyendo “Por un Pokémon Relato”
Relatos

Tetonalli | Relato

A ver notas primero. Este relato tiene como protagonista a mi personaje del foro de rol Nigthwalker : Alex Valdez. Es una helsing con la habilidad de hablar con los muertos, en el foro hay lugar para mono roles, pero como he hablado mucho del rol en Twitter (¿ya me siguen allá?) me dieron ganas de compartirles un poco de ella o él… como le quieran decir total no le importa. Si les gusta me avisan e igual y les subo más cosas cortitas suyas.

Tetonalli

Corres como si te llevara el diablo, con los ojos rojos y lágrimas colgando de las pestañas. Aterrada ante la posibilidad de estar volviéndote loca. Gritas: «¡Cállate!¡Cállate!¡por favor!¡No! ¡Tu no!» pero la voz no hace caso, sigue murmurando que debes parar que te harás daño. No entiende que es su sonido lo que te desgarra el alma. 

Levantas el polvo a tu paso, los magueyes te rozan los brazos con sus púas al pasar entre ellos sin cuidado. Caes al suelo antes de alcanzar el final del plantío. La opresión en tu pecho explota y gritas acurrucándote contra el tronco del mezquite caído donde el abuelo y tú suelen sentarse a comer naranjas y ver las nubes pasar. 

Sigue leyendo “Tetonalli | Relato”
Live Writing, Relatos

Al regresar |Relato

El relato que leerán a continuación al igual que Terror bajo la piel, es resultado de un live writing con mi amigo Toro. El no se dedica al mundo de la escritura pero me hace segunda cuando se lo pido.

Para los que no sepan un live writing es ir escribiendo algo en tiempo real mientras otra persona (o personas) lo leen, pero yo soy masoquista y pido que aparte de leer sobre la marcha sea el lector quien decida el rumbo de la historia. ¿Cómo lo deciden? Dándome palabras que debo incorporar de alguna forma ya sea con acciones, descripciones o en forma general.

En esta ocasión Toro hizo que esto terminara como un relato mío del 2011 donde el lemon estaba a la orden del día. Enjoy. (P.D. Si está un poquito diferente a lo usual, se aceptan tomates)

Al regresar

Habían quedado de verse en el obelisco del parque, estuviste esperando a que apareciera pero no tuviste suerte. Te plantó otra vez. Pero es que tu no entiendes, siempre aplica la misma y ahí vas tu «De pendejo», dice tu mejor amigo. Y sabes que tiene razón, pero no lo puedes evitar.

Cada que aparece por la juguetería de la familia es lo mismo, un par de sonrisas y promesas sobre cómo van a recuperar el tiempo perdido por la distancia. Eres como su juguete personal, sólo que tu le saliste gratis. Aun recuerdas cuando prometieron ser amigos por siempre. Tu te lo tomaste enserio y a él se le olvidó en tres meses. Sigue leyendo “Al regresar |Relato”

Relatos

Entre dioses y brujas chupasangre | Relato

De este relato no esperen mucho, lo escribí supuestamente para la convocatoria de Amistad sin fronteras de Editorial Amanecer, convocatoria que se cancelo porque la editorial cerro (si eso no es mala suerte yo no sé lo que será). Pero la verdad es que lo hice con un sólo propósito y no era ganar, si no divertir a Myriam que iba a ser juez del certamen.

Así que aquí tienen un relato largo para los estándares de esta sección que es un self-insert muy mal disimulado de Myriam y mio. Pero al mismo tiempo es un spin-off o side story (como quieran verlo) de  Tláloc cobra caros los favores, una historia larga, que aun no ve la luz porque no la he terminado pero la verá algún día… si la termino o me decido  a publicarla.

Pero aquí vamos, no hay glosario si no se saben algo googleen:

Entre dioses y brujas chupasangre

Sin Yolanda Maricarmen

Son las seis de la mañana. El teléfono vibra junto a tu mejilla; abres un ojo para ver quién es el culpable de despertarte cuando el alba apenas despunta por la ventana. En la pantalla brilla su nombre, es ella. Son audios, de esos que siempre te llegan cuando algo la acongoja. Suspiras y los reproduces mientras te estiras debajo de las sábanas arrugadas. Se está quejando y no es novedad. Le fascina quejarse de todo y nada al mismo tiempo, pero por sobre todo, de que no sabe escribir, de que a la gente no le va a gustar lo que sale de su cabeza y de no saber si lo está haciendo bien. 

Su síndrome del impostor te enferma. Un día de estos, cuando por fin la tengas frente a frente, le soltarás dos putazos bien sentados en la tatema a ver si deja de tirarse al piso que ya está demasiado lleno. Esta vez no es diferente; intuyes al segundo mensaje que existen más cosas detrás y la entiendes, aunque parezcan inconexos sus comentarios, pero aun así esa tendencia de ahogarse en charcos y gritar como loca por los rincones te hace rodar los ojos al infinito y más allá. 

A veces se te escapa murmurar un  «Española tenías que ser» cuando el audio es claramente “El Impostor” hablando. Y es que, al final del día, todas tus amigas españolas son iguales, hablan poco de escribir hasta quedarse sin pestañas e innovar sus narrativas y  mucho de planear   historias con más detalles inútiles que la locura que una yerbera le produjo a María Carlota Amelia Augusta Victoria Clementina Leopoldina de Sajonia-Coburgo-Gotha y Orleans, mejor conocida como Doña Carlota de Habsburgo, la última emperatriz de tu país: México. 

México Mágico.  Sigue leyendo “Entre dioses y brujas chupasangre | Relato”

Divagaciones, Escritura

El ritmo del relato | Divagaciones

Esta entrada surge de la necesidad de explicar algo que suelo decir y comentar en los relatos que presentan al reto anual 12 Meses 12 Relatos: el ritmo. El ritmo en un texto narrativo.

A veces siento que no queda realmente claro a qué me refiero con ello, así que en esta oportunidad quiero aclarar de dónde vienen esas observaciones y porque las realizo.  Ciertamente no soy experta, ni pretendo serlo. Pero la experiencia en escribir en el internet te enseña (a veces a pedradas) cosas que en la escuela no hacen, cuando te mencionan que debe llevar un relato/ cuento/ etc.

 ¿Qué es el ritmo?

Según gente que sabe es: la forma de sucederse y alternar una serie de sonidos que se repiten periódicamente en un determinado intervalo de tiempo, es especialmente la manera en que se suceden y alternan en una obra los sonidos de diferentes intensidades (fuertes y débiles) o duración (breves y largos).

Y dirán Tanit, pero eso habla de música no de escribir ¡y tendrán razón!, pero debemos recordar que las palabras representan sonidos. No importa si se leen en voz baja, alta o mentalmente. Esto hace que cuando nosotros leemos variemos la velocidad con que lo hacemos al igual que una canción nos hace mover el piecito. Influye en como percibimos un texto, así como una melodía marca cómo sentimos una canción.

Es por ello que una de las recomendaciones que siempre hacemos las que jugamos a ser betas es decirte: lee tu texto en voz alta. ¿con qué finalidad? con la de que logres identificar sonidos que no suenan “naturales”, ya sea por sonar repetitivos o estar fuera de lugar. También para que aprecies la longitud real de tus oraciones y el cómo estas afectan la apreciación del texto en cuestión.

Y todo eso, conforma el ritmo, No es fácil ser consiente de él ni aprender a manejarlo. De hecho si se dan cuenta todo este texto tiene un ritmo especial, que surge de la necesidad de mantenerlos leyendo hasta el final. Porque si ¡hasta las entradas tienen un ritmo! por eso algunas se hacen tediosas y otras por muy largas que estén se te van como coca cola helada en verano.

¿Y esto de que sirve saberlo? Sigue leyendo “El ritmo del relato | Divagaciones”