Relatos

Primer encuentro |Relato

Antes de empezar una breve explicación. Hace un tiempo qué pasó tiempo demás en Discord (tristemente no en mi server porque está más muerto y abandonado que mis metas en la vida). Hay uno especial donde están algunas personas que escriben.

Es en ese donde alguien comentó que leía como un personaje se encontraba con su autora. Y esto se escribió solo. No voy a desearles que lo disfruten porque no estoy muy segura de que sea entretenido para quien no sepa de que personaje estoy hablando porque no lo especifico en ni un momento, pero el intento se hace.

Primer encuentro

Te esta observando ¿lo sabes? Por supuesto que si. Has descrito por páginas enteras la mirada con que ahora te recorre desde los tenis rotos a la punta de las greñas mal cortadas. Deberías inquietarte, sabes bastante bien que solo hay tres opciones con ese hombre: parecerle interesante y tardar en morir, simplemente morir o hacerte indispensable.

Técnicamente estas dentro de la última opción, sin ti no existiría. Cuando suspira y deja escapar un bufido, que suena a risa de villano de caricatura del canal cinco, por fin sueltas el aire que estabas conteniendo involuntariamente. Alborotas tu cabello verdoso y secundas la risa.

La tensión se disuelve y sus pasos se arrastran por el piso lleno de envolturas de caramelo y grafito. «Deberías barrer», musita observando el desastre y levantando un lápiz que ha caído desde la mesa «Limpia tu, te hice muy bueno para eso», le respondes dándole palmadas al asiento junto a ti. En la vida real ni de broma podrían caber en tu sillón librero, pero dentro de la imaginación pueden fingir que es amplio y no está lleno de libretas en lugar de fantasías encerradas en tintas.

Sigue leyendo «Primer encuentro |Relato»
Relatos

Recetas Mágicas II | Para sentirte en casa

Hijole amigos la receta de este mes estuvo bien difícil, quedo un poco menos relato y um poco más receta. Pero es lo que hay y como sale. Además es en un hilo de ideas muy cotidiano y es algo de lo que disfruto mucho escribir. Porque en el día a día también existe la magia.

Me avisan cual de los dos formatos les gusta más si el primero o este aunque me veo venir la respuesta igual la quiero confirmar. Tengan en cuenta que aún ando descifrando como van a ser estas recetas y que unas son mas complicadas que otras pero aun así aquí voy:

Para sentirte en casa

Estás cansada, se suponía esta vez tendrías la oportunidad de recostarte hasta que comenzara a dolerte la espalda, pero no fue así. Te pesa el alma tanto como las piernas. Arrastrando los tenis desgastados por el uso diario llegas a la cocina y sólo piensas en que extrañas a tu roomie. Él siempre hacía té cuando veía que no podías más. 

Pero no están, ni él, ni la abuela, ni tu madre sólo tú rumiando en la alacena y en las manos el bote de pimienta con limón te pesa. Suspiras. Lo dejas en su lugar y rebuscas hasta dar con el achiote que ha quedado al fondo. 

Quieres recordar lo que es estar en casa. Abres la cajita para ver si aun sirve, le encajas un dedo que se hunde en la pasta rojiza y sonríes ante la textura suave y arcillosa. Antes lo comías a cucharadas y la boca te quedaba colorada. 

Bajas de la silla en que te habías subido con el pensamiento de que, si fueras vieja jamás habrías podido subirte ahí para meter la cabeza en la alacena que cuelga sobre la estufa. Una vez abajo haces un repaso mental de las cosas que necesitas. Sabes que te falta, así que tomas las llaves y sale a la calles buscando pollo en lugar de amor. 

Sigue leyendo «Recetas Mágicas II | Para sentirte en casa»
Live Writing, Relatos

Por un Pokémon Relato

Hola, les traigo otro live writing. En esta ocasión lo hice con mi amigue Saul. Que es bien buena onda, tengo otros con él y lo que sale de trabajar juntos son cosas que me han gustado por salirse de mi zona «usual». Así que ahí va.

Por un Pokémon

Cuando al fin lograste entrar al vagón, parecía un sauna. El calor que despedían los cuerpos junto a su olor nada agradable estaban afectando tu conciencia, no querías ser una de esas chicas que terminaban desmayadas en la línea dos en las mañanas por falta de oxígeno. Rezaste a todos los santos que se te vinieron a la cabeza que te dieran la fortaleza para llegar al final del trayecto sin quedar en vergüenza. 

Te concentraste en tu respiración y lograste soportar más de la mitad, ya para el final pudiste respirar y sentarte un instante a ver fotos de pequeños perritos de tu hastag favorito en Twitter: #SuaveLomito, te encantaba. Era eso uno de tus otros vicios, ver a las mascotas de otros. Tenías más eso era obvio; como lamer las paletas solo quinientas veces, tapar tu cepillo de dientes con papel y no comerte las orillas del pan. 

Al final cuando por fin llegaste a tu destino descubriste que la micro que debías tomar para ahorrarte otra caminata larga entre calles obscuras brillaba por su ausencia, abriste la app de Uber y nada la tarifa estaba por las nubes; habías olvidado que era día de partido del América. Así que con resignación te colocaste bien la mochila, te tragaste lo que pudiste de la ansiedad y empezaste a caminar a casa. 

Mientras avanzabas y cruzabas la avenida te preguntaste si en esa ciudad crecerían las flores junto a las banquetas, no habías visto una desde tu llegada; bueno unas pintadas en el metro pero no estabas segura de que contaran realmente como las plantas que aparte de bellas daban oxígeno. Decidiste que en tu departamento querías tener una, tal vez de la misma especie que las de tu abuela para así no olvidarla con la distancia.

Sigue leyendo «Por un Pokémon Relato»
Relatos

Tetonalli | Relato

A ver notas primero. Este relato tiene como protagonista a mi personaje del foro de rol Nigthwalker : Alex Valdez. Es una helsing con la habilidad de hablar con los muertos, en el foro hay lugar para mono roles, pero como he hablado mucho del rol en Twitter (¿ya me siguen allá?) me dieron ganas de compartirles un poco de ella o él… como le quieran decir total no le importa. Si les gusta me avisan e igual y les subo más cosas cortitas suyas.

Tetonalli

Corres como si te llevara el diablo, con los ojos rojos y lágrimas colgando de las pestañas. Aterrada ante la posibilidad de estar volviéndote loca. Gritas: «¡Cállate!¡Cállate!¡por favor!¡No! ¡Tu no!» pero la voz no hace caso, sigue murmurando que debes parar que te harás daño. No entiende que es su sonido lo que te desgarra el alma. 

Levantas el polvo a tu paso, los magueyes te rozan los brazos con sus púas al pasar entre ellos sin cuidado. Caes al suelo antes de alcanzar el final del plantío. La opresión en tu pecho explota y gritas acurrucándote contra el tronco del mezquite caído donde el abuelo y tú suelen sentarse a comer naranjas y ver las nubes pasar. 

Sigue leyendo «Tetonalli | Relato»