Divagaciones, Escritura

El ritmo del relato | Divagaciones

Esta entrada surge de la necesidad de explicar algo que suelo decir y comentar en los relatos que presentan al reto anual 12 Meses 12 Relatos: el ritmo. El ritmo en un texto narrativo.

A veces siento que no queda realmente claro a qué me refiero con ello, así que en esta oportunidad quiero aclarar de dónde vienen esas observaciones y porque las realizo.  Ciertamente no soy experta, ni pretendo serlo. Pero la experiencia en escribir en el internet te enseña (a veces a pedradas) cosas que en la escuela no hacen, cuando te mencionan que debe llevar un relato/ cuento/ etc.

 ¿Qué es el ritmo?

Según gente que sabe es: la forma de sucederse y alternar una serie de sonidos que se repiten periódicamente en un determinado intervalo de tiempo, es especialmente la manera en que se suceden y alternan en una obra los sonidos de diferentes intensidades (fuertes y débiles) o duración (breves y largos).

Y dirán Tanit, pero eso habla de música no de escribir ¡y tendrán razón!, pero debemos recordar que las palabras representan sonidos. No importa si se leen en voz baja, alta o mentalmente. Esto hace que cuando nosotros leemos variemos la velocidad con que lo hacemos al igual que una canción nos hace mover el piecito. Influye en como percibimos un texto, así como una melodía marca cómo sentimos una canción.

Es por ello que una de las recomendaciones que siempre hacemos las que jugamos a ser betas es decirte: lee tu texto en voz alta. ¿con qué finalidad? con la de que logres identificar sonidos que no suenan “naturales”, ya sea por sonar repetitivos o estar fuera de lugar. También para que aprecies la longitud real de tus oraciones y el cómo estas afectan la apreciación del texto en cuestión.

Y todo eso, conforma el ritmo, No es fácil ser consiente de él ni aprender a manejarlo. De hecho si se dan cuenta todo este texto tiene un ritmo especial, que surge de la necesidad de mantenerlos leyendo hasta el final. Porque si ¡hasta las entradas tienen un ritmo! por eso algunas se hacen tediosas y otras por muy largas que estén se te van como coca cola helada en verano.

¿Y esto de que sirve saberlo? Sigue leyendo “El ritmo del relato | Divagaciones”