Divagaciones

¿Y qué te gustó de mi?

Preguntaste un día mientras esperábamos te dije que no sabía, que simplemente me habías llamado la atención. ¿Qué me gusto? No tenía ni puta idea. 

Ahora meses después quisiera responder tu pregunta con algo simple pero no puedo, tal vez no te conforme la respuesta; pero fuiste un vendaval que se llevó lejos el dolor de recuerdos que me negaba a soltar.  

Fuiste un instante de alivio, la chispa que me hizo reír y disfrutar de los instantes después de meses en un espiral de autosabotaje . Y entre una cosa y otra después de días -semanas- pensando empecé a descubrir con la lengua entre los dientes que me gustó de ti. Sigue leyendo “¿Y qué te gustó de mi?”