Las viejitas

Profundidad

Porque lo odio. Y porque realmente en el mar la vida no es tan sabrosa como la pintan.

Te odio , te odio y te odio. 

¿Lo escuchas? Sí, ese sonido que tu madre describe como arrullador, tu padre por otra parte siempre dice que es estimulante ¿Y el resto de la familia? Esta encantada. 

También tu piel, tu cabello y tus pulmones perciben el cambio, te arde la piel por más bloqueador que uses, el sol y la sal la queman de a poco, te pica el cuero cabelludo y pareces un león. 

Una opresión crece en tu pecho y te impide respirar, eso es lo que más te frustra, inhalar y exhalar aire caliente, pesado… sentirlo como algo espeso y lleno de tierra atravesando tu interior. 

 

Sigue leyendo “Profundidad”