Las viejitas

Yo debí

Yo debí nacer en la época en que las declaraciones de amor aun se mandaban en  sobres lacrados con olor a gardenias, esa época en que los amores prohibidos y mal correspondidos ganaban la batalla con el ingenio en los juegos florales de Abril.

Esa época en la que de haberte conocido me hubiera conformado con espiarte  mientras tomabas el café de mediodía en la terraza de algún Club de alcurnia con tu sombrero y levita;

Mientras yo me escondida entre los abanicos de colores pastel en  primavera y obscuros en invierno. 

Me hubiera conformado con que besaras mi mano en alguna reunión de sociedad .
Esa época en la que los amores de lejos eran posibles e impasibles. Si yo debí nacer en esa época donde los nombres de parejas imposibles se escribían a punta de alfiler en pétalitos de camelia.